Posted on

¿Qué pasa al dormir con mi perro?

Bienestar emocional del perro

Un perro necesita tener su propia cama <Sin pretextos>. Si duerme junto a ti aumenta el apego existente y lo hará mucho más dependiente. Eso puede generar problemas serios como la ansiedad por separación debido al hiperapego. Es una experiencia muy difícil de sobrellevar y puede llegar a ser tan serio que tu perro podría caer en depresión, pérdida del apetito y/o conductas destructivas.

Su territorio, sus cosas

A los perros les gusta marcar con su olor los objetos y espacios que son “suyos” y que por lo demás, para ellos son importantes y muy valiosos. Por eso, si permites que tu perro duerma contigo, después puede suceder que marque tu cama con orina y la rasque para dejar su olor (y esos son hábitos muy difí­ciles de quitar). Muchas personas se molestan porque los perros orinan y marcan sus camas, y sin embargo permiten que duerman en ella. Debemos tener super claro que para un perro es muy difícil entender los protocolos humanos, por eso es importante dejarle dormir en su propio espacio si no deseas que marque los tuyos.

El ideal

Lo ideal y recomendable es que tu perro tenga su propia cama para descansar. Muchas veces los perros rechazan dormir en el suelo porque no les gusta dormir en superficies planas, pero si le das una rica y cómoda cobija o camita, seguro estará feliz de dormir en ella.

Importante: No hay problema si duerme en la misma habitación contigo. El tema con los problemas de ansiedad es únicamente si duerme en tu misma cama.

Salud de los dueños

Existen variadas razones por las que puede resultar poco higiénico y sano que tu perro duerma en la misma cama que tú. Una gran variedad de organismos que no se pueden ver viven en el pelo, en la piel y en las patas de tu perro, entre ellas bacterias y hongos. Algunos inofensivos, mientras que otros se pueden multiplicar rápidamente y causar infecciones. Por otra parte las mascotas pueden ser portadoras de bacterias y hongos que no les afectan, pero que a nosotros podrían dañarnos. Por ejemplo la tiña, que se presenta cuando un tipo de hongo en particular crece y se multiplica en cualquier parte de la piel, el cuero cabelludo o las uñas.

Recuerda que los perros no utilizan a diarios zapatos como nosotros. El vivir descalzos produce que cualquier cantidad de bacterias se alojan en sus patas. Se acuestan en el suelo, en la calle, en la alfombra y al subirse a tu cama, toda esa mugre y todos esos parásitos se reparten en tu cobija, en tus sábanas, en tus almohadas y pueden llegar a enfermarte.

Si sufres de alergias no es buena idea dejar que tu perro duerma en tu cama. Los ácaros en su pelo y las partículas de piel muerta pueden acentuar las alergias o hacer aparecer nuevos padecimientos. Las pulgas y garrapatas también suelen ser un problema, sobre todo en lugares con clima caluroso.

Si aun sigues pensando que la mejor opción es dormir junto a tu mascota, recuerda evaluar si presenta problemas de ansiedad por separación, o de hiperapego. Si la respuesta es sí, será indispensable que por su bien comiences a modificar el hábito de compartir la cama.

Related posts