Av. Bicentenario 4035, Vitacura 569 56594022 bolt@alphatop.cl

Tienda AlphaTop

Comportamiento y conocimiento

Obsesionado con su pelota

Mi perro es un fanático de su pelota y le cuesta socializar. Cuando llegamos al canil se pone tenso en presencia de otros machos, y casi nunca juega con otros perr@s. Rápidamente, corre a la puerta de salida y espera impaciente a que le abra para jugar con su pelota. ¿Está obsesionado con su pelota?

¿Es bueno o malo que se obsesione con su pelota?

Como todo, es un tema de grados. Con el perro correcto, estará encantado de competir a ver quién agarra la pelota primero, y aunque gruñe cuando está a punto de alcanzarla, es un buen perdedor. Esto significa más ejercicio para ambos perros, y desde luego un buen ejercicio para uno, porque hay que tirar la pelota lo más lejos posible.

No siempre conviene darle en el gusto

En ocasiones, será bueno no tirarle la pelota, o bien dejarla en el suelo para que deambule. Nuestro perro es feliz olfateando, y es parte de su paseo olfatear y revolcarse en el pasto. Dejarlo “ser perro” es importante si (como el Mote) está encerrado casi todo el día.

Cambiar de juguete

El frisbee es una buena alternativa. Es importante comprar uno robusto y de silicona (flexible), ya que los rígidos pueden cortarle la lengua y sangra mucho. Es también ocasión para desarrollar las propias habilidades porque no es tan fácil lograr que vuele plano y por un buen trecho.

Señales de un perro obsesivo

  • Entra en trance cuando ve la pelota (el cuerpo tenso, los ojos fijos solo en la pelota)
  • Se vuelve difícil distraerlo con otros objetos o premios.
  • Resguarda su pelota de cualquiera que se acerque, gruñendo amenazante a niños o perros.
  • Muestra signos de ansiedad si no le arrojas la pelota rápidamente.
  • No responde a nuestro llamado cuando va detrás de su pelota.

Por supuesto estas conductas pueden conllevar riesgos, por ejemplo que atraviese la calle detrás de su pelota o que agreda a alguien que vea como una amenaza.

Alternar rutinas

Por último, la idea es pasarlo bien con el perro. De modo que en ocasiones lo mejor será dejarlo en el canil mientras conversamos con los habituales e ignorarlo cuando viene a pedirnos su pelota. Porque también nosotros debemos aprovechar de socializar. ¿Se aburrirá? Posiblemente, pero eventualmente recuperará sus ganas de jugar con otros perros. Otra alternativa es alternar la pelota con largos paseos en que la entretención sea correr y explorar.

Ref. The Dog People

Tienda

Deja tu comentario aquí

Deja un comentario

Deja tu comentario

Newsletter

Artículos por tema

A %d blogueros les gusta esto: