Posted on Leave a comment

Cáncer de perro: 10 signos de alerta

cancer de perro: 10 signos de alerta

El cáncer por lo general no supone un deterioro repentino e inesperado, por el contrario, es frecuente que progrese gradualmente. Es por ello que la Sociedad Veterinaria de Cáncer ha identificado 10 signos de alerta que señalan que el perro podría tener cáncer, y sirven para solicitar al veterinario que haga el diagnóstico correspondiente.

Signos de alerta, no sentencias irrevocables

Ninguno de estos  signos es motivo para entrar en pánico. No son específicos de algún tipo de cáncer, y pueden señalar numerosas enfermedades o dolencias que no son de riesgo vital. Por ejemplo, la dificultad para comer se puede deber a una muela en mal estado, o la dificultad para sanar una herida se puede deber a una reacción alérgica.

Tomar nota y actuar

Está bien no entrar en pánico, pero si los signos persisten por más de dos semanas, lo mejor es solicitar un examen profesional. Es mucho mejor darse el trabajo y dejar a tu perro en el veterinario, que esperar porque tememos el resultado. Lo peor del cáncer es un diagnóstico tardío, ya que reduce las posibilidades de un tratamiento exitoso.

Algunos procedimientos de diagnóstico son sencillos y rápidos de practicar

Palpar es una práctica común, aunque algunos diagnósticos requerirán imágenes (rayos, ultrasonido, scanner). Las imágenes tampoco constituyen un diagnóstico definitivo, aunque son muy indicativas. El paso definitivo será practicar una biopsia.

Cáncer de perro: 10 signos de alerta (Sociedad Veterinaria del Cáncer)

  1. Inflamaciones anormales que persisten o se agrandan
  2. Heridas que no cicatrizan
  3. Pérdida de peso (sin una explicación)
  4. Pérdida del apetito
  5. Sangrado o supuración por cualquier fisura corporal
  6. Mal olor
  7. Dificultades para comer o tragar
  8. Pérdida de vitalidad, resistencia a moverse
  9. Cojera persistente o rigidez
  10. Dificultades para respirar, orinar o defecar

La Fundación para el Cáncer Animal agrega a las anteriores: ganglios inflamados; distención abdominal; y vómito o diarrea crónicos.

 

Referencia: Tufts Your Dog

 

TIENDA

 

SUSCRIBETE A NUESTRO BLOG

 

Related posts